domingo, 14 de septiembre de 2014

LA ISLA A MEDIODÍA

Poco importa de donde provenga o hacia donde se dirija. Un hombre a bordo eso es todo. Están también una Carla y una Tania y una Lucía y una Felisa, pero estas son puntos que se definen para desdibujarse a continuación. Todo lo resume Xiros y el deseo enrarecido de un hombre que la observa con los labios pegados al cristal.
(Por lo demás, Cortázar pone mucho cuidado en no traicionar su personalidad literaria, miren ese final...)


Imagen extraída de la red

Mejor con tu opinión, gracias.

8 comentarios:

  1. Efectivamente, Cortázar deja para el final del cuento su particular esencia.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo especial empatía con este protagonista. Todo iba según lo había deseado pero ya ves, al final un giro de tuerca que deja al lector con cara de espanto y pensativo.
      Bienvenido, Raúl.
      Saludos.

      Eliminar
  2. No he leido el libro pero me gustan muchas letras de ese genio saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De Cortázar he leído unos pocos relatos, en el libro este no sé cuales se recopilan, tampoco yo lo he leído.
      Gracias por pasar, me alegra saludarte.
      Sete.

      Eliminar
  3. Deliciosa elección. Gracias amiga. Un abrazo, Anna

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy interesante este Marini con su trasiego de azafato, distraído por una isla allí abajo.
      Gracias a ti por venir, Anna.
      Un besazo.

      Eliminar
  4. La isla a mediodía (y los otros relatos) fue para mí la isla del tesoro (y en la misma colección que la novela de Stevenson, además): un descubrimiento deslumbrante. No conocía esa portada, no sé a qué edición pertenece. Si es la misma selección (prologada por Ana María Matute), están alguno de sus más importantes relatos: La autopista del sur (un atasco que acaba por durar años), El otro cielo (un joven entre dos ciudades en dos épocas distintas), Carta a una señorita en París (un prodigio fantástico), El perseguidor (la mejor historia de jazz jamás escrita)...
    Un saludo muy cortazariano

    ResponderEliminar
  5. Es una portada preciosa para mi gusto, no cito la editorial porque no he dado con ella, tampoco en la portada aparece el nombre. Conozco algunos de los relatos que citas, la carta a la señorita es un prodigio, en efecto. Muchas gracias por el aporte, Juan.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar